lunes, 14 de enero de 2013

Twitter para docentes, ¿por qué?

Twitter es una red social basada en el microblogging, mensajes muy cortos (de 140 caracteres) pero densos en cuanto a información se refiere.  Aunque ha triunfado entre los adolescentes, quizá porque éstos huyen de Facebook a medida que sus padres se han ido dando de alta en esta red social, también ha encontrado un poderoso mercado entre los más variopintos profesionales: informáticos, escritores, deportistas, ... Y, ¡cómo no!, los profesores también nos hemos sumado al carro de Twitter por las ventajas que más abajo comentaré.



Si no tienes ni idea de Twitter, te recomiendo que veas el tutorial del siguiente vídeo.



Espero que te haya picado el gusanillo pajarillo y te registres en Twitter. Una vez obtengas tu cuenta (¡es gratis!) comienza a configurar tu perfil y tus intereses siguiendo a aquellas personas, asociaciones, empresas, ... de las que crees que puedes obtener información o conocimiento.  Ten un poco de paciencia, al principio te costará comprender los conceptos tuiteros pero en un par de semanas lo tendrás controlado. Aquí va una pequeña guía que espero que te sirva si eres nuevo en Twitter.


  • Perfil: es la información que tú consideras que puede ser vista por los demás. Debes decidirte por el nombre, el nombre de usuario (que se indica con una @ inicial), la foto que muestras, tu contraseña y el diseño que le quieres añadir al fondo de tu página de perfil. 
Perfil de twitter de @jordievole
  • Siguiendo: son las cuentas de Twitter que sigues y consituyen tu  timeline, la cadena de mensajes que puedes leer al identificarte con tu cuenta. 
  • Seguidores: las cuentas de Twitter que leen tus tuits una vez publicados.
  • Tuits o tweets: son los trinos o mensajes que se envían a la red. Cuentan con sólo 140 caracteres y en ellos se suelen insertar enlaces a direcciones de Internet o hastags, etiquetas que tienen que ver con la temática del mensaje.
Tuit, retuit y favorito
  • Retuit o retweet: si un tuit te resulta especialmente provechoso, lo reuiteas para difundirlo a tu comunidad de seguidores.
  • Favorito: cuando un tuit te gusta especialmente, lo marcas como favorito. Así, no se pierde en el infinito mar de Twitter y te lo puedes reservar para leerlo cuando te apetezca.
  • Listas: con las listas puedes organizar a las personas que sigues por temas y así evitar que tu timeline se convierta en una jaula de grillos
  • Mensajes directos o MD: mensajes que te envían de manera privada tus seguidores. ¡Cuidado! Muchos de estos mensajes son spam o contienen enlaces maliciosos para hacerse con el control de tu cuenta de Twitter.




Cuando muestro a un compañero de profesión algún recurso educativo que he encontrado gracias a Twitter, la mayoría de ellos ponen cara de siete y terminan preguntando "¿¿¿Twitteeeeeeeeeerrrr??? ¿eso no es para chavales? ". Mi respuesta es que sí, en parte, sí. Pero Twitter no es sólo para adolescentes, constituye el medio ideal para leer mensajes muy cortos con la información muy concentrada, algo muy útil para los profesores, que siempre andamos preocupados por la organización racional de nuestro tiempo. La verdad es que me sorprende que no se dejen ver  más docentes por Twitter ya sus beneficios son muy numerosos:


  • Te permite estar al día en cuanto a noticias de cualquier naturaleza. Puedes seguir las cuentas de Twitter de los medios de comunicación, del municipio en el que vives, de tu biblioteca, etc

  • En el encuentro de profesores de la Red BioGeo, alguien - sorry, no recuerdo el nombre - definió Twitter como un bar, una cafetería a la que tú llegas y en la que hay muchísimas conversaciones en marcha. En Twitter está permitido "meter la cuchara" en estas conversaciones, de manera que se organizan verdaderos debates muy interesantes y con gran diversidad de opiniones. Claro, como hemos visto en la ventaja anterior, muchos de esos debates tienen que ver con la actualidad (política, económica, científica, ...), de manera que si quieres estar conectado con la realidad, en Twitter hay que estar sí o sí. 

  • Aunque los usuarios de Twitter podemos hacer privadas nuestras cuentas, lo habitual es que estén abiertas, de manera que puedes interactuar con cualquier otra persona/grupo que se haya registrado en esta red social. Si es gente a la que admiras, lo normal es que obtengas algo provechoso de esta eventual interacción.
  • Conoces gente increíble a la que no podrías tener acceso de otro modo. En Twitter he conocido a gente fascinante a la que admiro por su trabajo. Poder discutir con un profesional de la Ciencia, por ejemplo, algún aspecto de su propio trabajo es algo que no tiene precio. O que compañeros de profesión con mucha más experiencia que yo me ayuden en la confección de un recurso para mis clases, también es impagable.
  • Aprendes. Sí, sí, aprendes un montón. Si te curras tu timeline, puedes adquirir muchos conocimientos sobre el tema que se te pase por la cabeza.
  • Obtienes moles y moles de recursos educativos. Lo grande de Twitter - y de otros sitios de Internet - es que la gente comparte. Comparte recursos, comparte enlaces, comparte experiencias. Si eres profesor, te recomiendo que te pases por aquí y le des un vistazo al listado de docentes que estamos en Twitter. Escoge a los que quieres seguir y, por favor, apúntate tú también en ese listado para que te podamos seguir a ti también. 
  • La aplicación de Twitter para smartphones va muy bien y te permite tener siempre cerca esa incesante de fuente de información y de formación. Si tienes un rato libre (por ejemplo, mientras esperas el metro) puedes echarle un ojo a Twitter y seguro que sacas muchas ideas nuevas, enlaces, ...
  • Al ser un medio que llama tanto la atención de los adolescentes, permite un sensacional abanico de actividades con la que colorear una unidad didáctica de tu asignatura.
Eso sí, hay que admitir que Twitter exige cierta dedicación y es altamente adictivo. Personalmente, no encuentro momento para dejar de leer Twitter. No obstante, pienso que diez minutos en Twitter te pueden dar más ideas para tus clases que una hora buscando en Google o consultando viejos manuales. Así que, ¿eres profe? ¿sí? ¡pues a trinar!



1 comentarios:

Jordiet dijo...

Tienes muchísima razón, yo descubrí Twitter hace no demasiado tiempo. Era muy reticente a usarlo porque me parecía infantil y muy escueto. Pero luego te das cuenta de todas las cosas que dices en el post, y de que lo importante son los titulares que sí se pueden comprimir en 140 caracteres, lo demás puede enlazarse en blogs.

Publicar un comentario en la entrada