domingo, 28 de julio de 2013

La flor más grande del mundo

Se le conoce por el nombre flor cadáver (bunga bankai, en indonesio), Amorphophallus titanium ("falo amorfo titánico") o, simplemente, la flor más grande del mundo. Se deja ver en lugares como Sumatra y puede medir hasta 3 metros de largo. Tiene un aspecto formidable y es de una belleza impactante.

La planta puede vivir hasta cuarenta años y florece sólo tres o cuatro veces a lo largo de toda su vida. La flor sólo vive durante tres días.

Sin embargo, su olor es asqueroso: huele a cadáver con el propósito de atraer moscas y otros insectos para que su polinización se haga efectiva. Su putrefacto olor se debe a los siguientes compuestos: 

  • Trisulfuro de dimetilo
Este compuesto orgánico se encuentra en la cebolla cocinada. También es un producto de las primeras fases de la  descomposición de cadáveres.


  • Disulfuro de dimetilo

El aroma del disulfuro de dimetilo también recuerda a las plantas del género Allium. El olor de este compuesto recuerda a la carne putrefacta.


  • Trimetilamina

La trimetilamina es una amina terciaria de repulsivo olor a pescado podrido.


  • Ácido 3-metilbutanoíco

Es un ácido graso, con fuerte olor a queso y sudor.

Para ayudar a darle el "pego" a sus polinizadores, la flor cadáver tiene en algunas zonas un color rojo vivo que recuerda al de la carne. Además, su temperatura es parecida a la de los seres humanos con lo que consigue dos efectos: simular ser un mamífero que acaba de morir y dispersar mejor su inigualable aroma.

Con todo ello, es normal que cuando nos acerquemos a la flor cadáver podamos poner una cara como la de la siguiente imagen.


Para acabar, aquí os dejo un vídeo sobre la química de la flor cadáver. ¡Qué aproveche!


Esta entrada participa en el XXVII Carnaval de Química que organiza Bernardo Herradón en su blog Educación Química 


Esta entrada participa en el XXIV Carnaval de Biología acogido en Pero eso es otra historia... de @Ununcuadio


5 comentarios:

Jorge Alemany dijo...

Hay una orquídea, Bulbophyllum putidum, que se conoce por oler como "un centenar de elefantes africanos pudriéndose al sol". Yo prefiero las flores que huelen bien, jaja, pero es muy curioso. Buen post!

Ununcuadio Uuq dijo...

Muy interesante! Trabajé con aminas en el TFM de vinos: buff!, esos estándares apestosos ;P

josemabio dijo...

Me encantó esta planta cuando nos la explicaron en Botánica. Hay otra flor que también es una de las más grandes, que al igual que esta desprende un olor muy fuerte. Post muy interesante. :)

Luis Reig dijo...

¡Gracias a los tres!

QuimiCarol_ dijo...

Jamás quiero encontrarme con esa flor olor de cadáver. D:

Publicar un comentario