domingo, 11 de agosto de 2013

Cómo convertir tu ordenador en un servidor de archivos doméstico

Tengo en casa un viejo ordenador de sobremesa que todavía utilizo mucho. No es un gran equipo, pero no anda mal de disco duro y la conexión a Internet es cableada, lo que garantiza que las descargas vayan más rápidas que cuando utilizas el Wifi. Esto hace que en ese viejo ordenador tenga acumulada una gran cantidad de archivos (documentos, música, vídeos, …)  que en cualquier momento puedo necesitarlos en otro ordenador o dispositivo. 

Las soluciones para tener disponibles estos archivos pueden ser:
  • Utilizar memorias USB o discos duros externos. Esto es un rollo porque ir al ordenador de sobremesa cada vez que quiero un archivo es un poco absurdo: tienes que ir al PC viejo, conectarle el disco, tener suerte de que no esté lleno, pasar el archivo al disco, volver al PC donde quieres utilizar el archivo y conectar allí el disco. Para eso accedo al archivo en ese PC y no tengo que andar paseíto para arriba, paseíto para abajo.
  • Utilizar discos duros en la nube tipo Google Drive o Dropbox. Esta solución tampoco es buena porque de entrada la capacidad de estos discos es limitada - jejeje, codazo-codazo, guiño-guiño -  y cuando a lo que quieres acceder tiene un tamaño de un par de GB, tienes un problema. Además, subir a estos discos archivos pesados es leeeeeeeeeeeeeeeeeeeeento y después descargarlos también es bastante tedioso.

La mejor solución que encuentro es emplear SSH, un protocolo de transferencia de archivos bastante rápido y seguro. Así que convertiremos nuestro viejo ordenador en un servidor SSH.


Antes de entrar en faena necesitarás:

  • Dos ordenadores. Uno hará de servidor (el que contiene los archivos deseados) y el otro de cliente, ambos tienen que venir con sistemas operativos Unix-like (Linux, Mac OS). En mi caso, como servidor utilizaré un ordenador con Debian como sistema operativo, y como cliente, un PC con Ubuntu.


    Ordenador portátil con ubuntu 12.04 instalado
    (Cliente)

  • En el ordenador que hará de servidor es fundamental que cuentes con permisos de administrador.
    Ordenador de sobremesa con Debian Wheezy
    (Servidor)
  • Conexión a Internet
  • Ganas de aprender y hacer las cosas por ti mismo

Puesta a punto del servidor

Vale, te sitúas frente al ordenador que quieres convertir en tu servidor, accedes a la terminal o consola de comandos y tecleas:

sudo apt- get install openssh-server

Introduces la contraseña de administrador y sigues los pasos, no tiene ningún misterio. Ya tienes el programa que te permite convertir tu PC en un servidor ssh. Puedes comprobar que realmente funciona tu servidor ssh tecleando

ssh localhost

Te aparecerá algo así:

Probando el servidor ssh en el servidor

Para finalizar la conexión ssh, teclea

logout

Tu servidor ya está listo para ser usado, pero en molesybits nos gustan las cosas bien hechas, así que vamos a darle una vueltecita más. Verás, cada vez que tu ordenador se conecta a la red, el servidor DHCP le da una IP interna y lo fastidioso es que cada vez es una distinta. Para no tener que andar buscando cada vez que te quieras conectar al servidor cuál es su IP (cosa que puedes hacer con un telnet y empleando el comando “arp show” o accediendo al portal del router y consultando la tabla de arp) vamos a mantener la IP del servidor fija. En mi caso, he fijado la IP del servidor a 168.1.1.4. Hay varias formas de hacer esto, pero yo recomiendo la que puedes ver pinchando en este enlace. Recuerda, este paso no es necesario pero sí muy recomendable.

Conexión al servidor desde el cliente

Una vez ya tenemos nuestro servidor listo, acudimos al ordenador que va a hacer de cliente y , desde la terminal, tecleamos:

ssh ip_del_servidor

Aparecerá algo así:

Conexión ssh desde el cliente al servidor
Como ves, el ordenador cliente está conectado por ssh al servidor, cuya IP es 192.168.1.4. Y ya puedes empezar a mover ficheros con el comando scp. Aquí tienes una guía sobre cómo transferir archivos y carpetas desde un ordenador a otro. Pero si te incomoda trabajar con la terminal, tienes otra opción muy sencilla. Abre una carpeta del ordenador cliente, cualquiera, y en el menú "Archivo", busca la opción "Conectar con el servidor".

Conectando al servidor ssh sin necesidad de usar la terminal

Aparecerá una ventana que te solicitará varios datos. Debes introducir la IP (en este caso 192.168.1.4) y seleccionar ssh en "Tipo". Si no has configurado nada en el servidor ssh, el puerto debería ser el 22.

Una vez hayas pinchado en "Conectar con el servidor ..." te aparecerá esto.
Introduces el nombre de usuario en el servidor y la contraseña, le das a "Conectar" y ¡tachánnnnn! ya puedes navegar por las carpetas del servidor. Cuando encuentres el archivo que buscabas, sólo debes copiarlo y pegar en alguna carpeta del ordenador de destino.

Fácil, fácil.

2 comentarios:

Jorge Alemany dijo...

Qué tal un servidor XBMC para los archivos multimedia? Es una gozada, la interfaz es de lo mejor y soporta DLNA con lo cual va genial incluso por wifi. Hay una versión hasta para la distro que usa la Raspberry Pi (debian like, creo).

Luis Reig dijo...

No recordaba XBMC, es una buena idea. Quizá arme el servdidor XBMC en algún ordenador y lo pruebe. Además, he visto que es muy sencillo utilizar tu teléfono con Android como mando a distancia. ¡Buena idea!

Publicar un comentario en la entrada